Toda la información sobre operación de Próstata con Láser de Tulio

La Operación de Próstata con Láser de Tulio, así como cualquier otro tipo de cirugía de próstata, es necesaria cuando se produce el fenómeno conocido como Hiperplasia Benigna de Próstata. Esto consiste en el aumento anormal del tamaño de la próstata, causando una obstrucción de la uretra y, en consecuencia, problemas en la evacuación de la orina. La sintomatología consecuente al aumento del tamaño de la próstata disminuye considerablemente la calidad de vida del paciente, siendo necesaria una cirugía para reducir su tamaño y aliviar los síntomas.

 

De entre todo el abanico e posibilidades para tratar la Hiperplasia Benigna de Próstata, una de las más modernas y efectivas que existen es la Operación de Próstata con Láser de Tulio.

 

¿Qué es la Hiperplasia Benigna de Próstata?

La próstata es un órgano exclusivo del aparato reproductor masculino, situado a la salida de la vejiga y atravesado por el conducto uretral. La función de este órgano es la de proporcionar parte del líquido seminal que servirá para aportar nutrientes a los espermatozoides.

Operación de Próstata con Láser de Tulio

La duración de la Operación de Próstata con Láser de Tulio es de entre 30 y 45 minutos.

El aumento de tamaño de este órgano se produce con la edad debido a cambios hormonales. No se trata de una afección anormal, pues hay más de 528 millones de hombres que lo sufren en el mundo, cifra que aumenta día a día debido al considerable aumento de la esperanza de vida, sobre todo en Europa.

La Operación de Próstata con Láser de Tulio es la tecnología láser más avanzada del mercado.

Cuando aparece la Hiperplasia Benigna de Próstata sintomática es debido a que la próstata ha crecido tanto que ejerce una presión sobre el conducto uretral que impide al paciente orinar con normalidad. Esto provoca una severa disminución en la calidad de vida del paciente, siendo, en la mayoría de casos, la cirugía la mejor opción.

  • Intermitencia en la evacuación urinaria
  • Infecciones de orina
  • Dificultad para vaciar la vejiga por completo
  • Disminución del calibre urinario
  • Retención de Orina
  • Aumento de la frecuencia urinaria
  • Sangre en la orina y problemas renales
  • Incontinencia urinaria

Operación de próstata con Láser de Tulio

El Láser de Tulio provoca un efecto hemostático que evita el sangrado intra- y postoperatorio.

Para determinar el tamaño de la próstata se suele realizar de forma previa una ecografía de la próstata. Dependiendo del resultado, se puede optar por un procedimiento u otro. Para poder llevar a cabo la Operación de Próstata con Láser de Tulio el tamaño puede ser mayor de 60cc, a diferencia de la tradicional Resección Transuretral de Próstata o innovadora Operación de Próstata con Liberación Uretral (Sistema Urolift) que tan solo son recomendables en próstatas de 60cc o menores.

 

¿Cómo se lleva a cabo la Operación de Próstata con Láser de Tulio?

El Láser de Tulio es la tecnología más avanzada en el tratamiento de la Hiperplasia Benigna de Próstata con Láser, destacando sobre las cirugías láser que la preceden en precisión y velocidad, así como respecto a las cirugías tradicionales de próstata, como la Resección Transuretral y la Prostatectomía, gracias a que la recuperación, estancia hospitalaria y problemas postoperatorios son mínimos.

Para aliviar los síntomas de la Hiperplasia Benigna de Próstata mediante el uso del Láser de Tulio se pueden llevar a cabo varias técnicas. Todas ellas tienen como elementos comunes la anestesia general y el método de abordaje, de forma transuretral con el uso de un cistoscopio adaptado debidamente lubricado que se introduce por el conducto uretral. Asimismo, una vez colocado el cistoscopio por donde se introducirá la fibra del Láser de Tulio, se inyecta una solución salina en toda la cavidad, uretra y vejiga, con la intención de que se mantenga expandida para facilitar la labor y visibilidad de cirujano.

La Operación de Próstata con Láser de Tulio reduce las posibilidades de sufrir incontinencia urinaria o disfunción eréctil al mínimo.

Las técnicas que se utilizan para reducir el tamaño de la próstata con el Láser de Tulio son:

 

Vaporización de tejido prostático con Láser de Tulio

Para llevar a cabo esta técnica, el cirujano focaliza el láser en la zona que quiere eliminar. El calor infligido por el láser de tulio eleva rápidamente la temperatura del agua intracelular del tejido prostático, causando su vaporización junto con el resto del material celular. A su vez, el poco calor que se dispersa hacia el tejido que se encuentra junto a la zona vaporizada, provoca un efecto hemostático que impide el sangrado, lo cuál favorecerá una corta recuperación y estancia hospitalaria.

 

Vaporesección de tejido prostático con Láser de Tulio

Esta técnica es una mezcla entre la Vaporización y la resección transuretral. Se trata de una técnica bastante más compleja que la vaporización, ya que se realiza de forma que es posible fragmentar la próstata para extraer tejido y analizarlo posteriormente en el laboratorio, aunque no es necesario ningún instrumento adicional. Esta técnica es perfecta para tratar próstatas de tamaño medio-grande permitiendo la mencionada resección de tejido prostático para análisis.

 

Gracias a la precisión y potencia del Láser de Tulio, así como del efecto hemostático que se produce durante la vaporización, es posible minimizar el tiempo de estancia hospitalaria hasta poco más de 24 horas y el tiempo de recuperación a tan solo 3 o 4 días sin hacer esfuerzos físicos excesivos.

 

La duración de la cirugía de reducción de próstata con Láser de Tulio suele tener una duración de 35-45 minutos, tiempo bastante reducido si lo comparamos con las operaciones de próstata tradicionales.

 

¿Cuánto tiempo se prolonga la recuperación tras una Operación de Próstata con Láser de Tulio?

Una vez finalizada la cirugía, el paciente es llevado a la sala de reanimación. Allí permanecerá hasta que sus constantes vitales estén restablecidas. La estancia hospitalaria postoperatoria no suele alargarse más allá de las 24 horas, aunque en ocasiones ésta puede ser de 36 a 48 horas, dependiendo del paciente.

 

Cuando el paciente recupera la micción espontánea es dado de alta, normalmente sin sonda vesical, recuperándose de la cirugía a los 3 o 4 días de abandonar el hospital, tiempo en el que se recomienda que no se realicen esfuerzos físicos muy pronunciados.

 

¿Qué riesgos y ventajas ocasiona la Operación de Próstata con Láser de Tulio?

Como ventaja principal, encontramos el alivio de los síntomas causados por la Hiperplasia Benigna de Próstata, mejorando considerablemente la calidad de vida del paciente. A esta ventaja, hay que añadir algunas ventajas directamente relacionadas con el uso del Láser de Tulio para reducir el tamaño de la próstata en lugar de las operaciones tradicionales.

  • El Láser de Tulio es más veloz que el resto, permitiendo una cirugía de duración menor tanto de otros métodos con láser como de las cirugías tradicionales.
  • El sangrado intra- y postoperatorio es mínimo, gracias al efecto hemostático que se produce debido a la dispersión del calor del láser de tulio hacia el tejido adyacente.
  • Es posible determinar el tejido vaporizado durante el procedimiento.
  • Se reduce considerablemente la estancia hospitalaria, siendo de poco más de 24 horas en la Operación de Próstata con Láser de Tulio mientras que en la resección transuretral es de entre 3 y 6 días.
  • Las probabilidades de sufrir problemas postoperatorios como incontinencia o disfunción eréctil, así como problemas durante la cirugía se minimizan.
  • Asimismo, se reduce el riesgo de complicaciones en los pacientes de edad avanzada, que padecen cardiopatías o que se encuentran bajo tratamiento anticoagulante.

Por otra parte, existen algunos riesgos al someterse a la Operación de Próstata con Láser de Tulio, si bien no son habituales, es necesario mencionarlos. Entre ellos encontramos los típicos de todas las cirugías, como son los relacionados con la anestesia o cualquier otra cirugía (Sangrado, hematomas, etc). Dentro de los directamente relacionados con la cirugía de próstata podemos mencionar la incontinencia urinaria, la hemorragia incoercible, la eyaculación retrógrada, la no consecución de la mejora de la calidad de la micción, la perforación de vísceras como el recto, el intestino o la vejiga, la estenosis uretral y los tromboembolismos venosos.

 

Mencionar que las probabilidades de que se produzca cualquiera de estos problemas es poco probable y menor que en las cirugías tradicionales. De todos modos, existe un riesgo que comparten tanto la Operación de Próstata con Láser de Tulio como las demás cirugías de próstata tradicionales, excepto la Operación de Próstata con Liberación Uretral (Sistema Urolift), que es la eyaculación retrógrada. Esto aparece en un elevado porcentaje de las operaciones de próstata, que si bien con el Láser de Tulio es ligeramente menor, se produce igualmente.